Tips para combatir la ansiedad que genera la guerra


La invasión y guerra de Rusia a Ucrania ha roto una nación y miles de corazones no solo en este país de Europa del Este, sino en el mundo entero. A pesar de la distancia, más de 3.600 kilómetros separan España de Ucrania, empatizamos con el malestar de sus ciudadanos y su sufrimiento nos provoca desánimo e impotencia. Unos sentimientos naturales que debemos aceptar y saber canalizar.

Desazón y ansiedad ante la guerra de Ucrania

¿Pero qué ocurre cuando esa culpa, desazón, tristeza, e impotencia, nos genera ansiedad y nos bloquea? Sentimos la necesidad de empatizar con las personas que sufren porque somos humanos. Y en ocasiones surge el sentimiento de culpa, y nos sentimos egoístas por no implicarnos o por disfrutar de la vida mientras otros sufren.

¿Qué podemos hacer para mejorar nuestro estado de ánimo ante esta sobreexposición a noticias desagradables y hacer frente al aluvión de sentimientos encontrados?

  1. Primero de todo debemos diferenciar entre lo que está bajo nuestro control y lo que no. Hay cosas que no podemos modificar. Debemos responsabilizarnos de aquello que podemos cambiar, y aceptar que hay situaciones que se escapan de nuestras manos y no podemos actuar sobre ellas. En este punto, debemos identificar las sensaciones y sentimientos que nos genera, y trabajar la actitud ante estas dificultades. No debemos reprimir nuestros sentimientos, pero sí aprender a manejarlos y aceptarlos.
  2. En segundo lugar, debemos reducir la exposición a los medios a momentos puntuales de nuestro día. Debemos evitar estar todo el día viendo noticias sobre Ucrania y estar hablando a todas horas de ello. Está bien estar informados, pero hay que evitar la sobreexposición. La saturación ante informaciones desagradables genera ansiedad e impotencia al no poder cambiar la realidad. Debemos decidir cuándo y cuánto tiempo vamos a estar informándonos, y evitar los momentos antes de dormir.
  3. En tercer lugar, toma consciencia y valorar nuestra situación. No hay que descuidar la realidad propia ni las dificultades a las que nos enfrentamos de forma más cercana.
  4. En cuarto lugar, no te sientas presionado, apoya y contribuye a la emergencia sanitaria en la medida que consideres, quieras y esté en tus manos. Sólo tú debes tomar estas decisiones, que son muy personales.
  5. Ante un aluvión de emociones y pensamientos negativos, nos pueden ayudar a sentirnos mejor técnicas de relajación y autocontrol, como la meditación y el mindfulness, la respiración guiada, u otros recursos de distracción. Debemos dedicarnos tiempo a nosotros mismos, y disfrutar de nuestro ocio sin sentirnos culpables. Para afrontar cualquier problema, primero hemos de estar bien con nosotros mismos.

Esperamos que estos consejos os sirvan para reconducir vuestras sensaciones ante el conflicto y cómo os afectan en vuestro día a día. Y si os sentís sobrepasados o sobrepasadas, y con dificultades para gestionarlo, no dudéis en contactar con nosotros (T. 615.30.11.28). Nuestra psicóloga, Ana, os puede ayudar.

Contadnos, ¿Cómo estáis afrontando los sentimientos que provocan la guerra en Ucrania y el aluvión de noticias desagradables? ¿Os sentís con impotencia, rabia, culpa o ansiedad?


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.